Despiden en Bellas Artes al artista Francisco Toledo

Ciudad de México 7/09/2019:–Entre canastas de maíz, papalotes, flores blancas y música oaxaqueña, este fin de semana se montó una ofrenda en el Palacio de Bellas Artes para despedir al artista y promotor cultural Francisco Toledo, quien falleció la noche de ayer, a los 79 años de edad.

En la ciudad de Oaxaca, miles de personas dan el último adiós al juchiteco, que por doquier recibe homenajes. Y en la capital mexicana también se le recuerda con cariño y admiración. Para ello, autoridades culturales anunciaron tres sedes, el Centro Cultural Los Pinos, el Museo Nacional de Culturas Populares y el “palacio de mármol”, donde el pueblo podrá dar su adiós al filántropo y activista.

En Bellas Artes los trabajos iniciaron desde muy temprano: se realizó un camino con canastas de maíz, símbolo de la lucha de Toledo contra el mijo transgénico, y se colocaron papalotes de colores en las escalinatas, entre ellos tres piezas realizadas por el artista plástico, además de siete obras:

Los aguafuertes “El asno en la piel del León” (2013) y “Noche y pájaro” (1973); los óleos sobre telas mixtas “Laberinto para llegar a Laxichopa”, “La función del mago” (1973) y “Flores Marinas” (1968); el cartel “Oaxaca, no a los transgénicos”, el libro “Alma en boca, huesos de cristal” y una fotografía tomada por Gabriela Iturbide. Al final, un libro para dejar una despedida.

Tras la interpretación de varias piezas, algunas en náhuatl, por parte del Coro de los Madrigalistas, alrededor de las 13:35 se hicieron presentes bandas oaxaqueñas en el Palacio de Bellas Artes. Y retumbaron con fuerza para recordar al artista.

Los asistentes dejaron mensajes de despedida en libros colocados en la salida del recinto cultural, como éste: “Maestro, te fuiste como viviste ¡Buenamente! Si el país tuviera 135 millones de Toledos, otro presente tendríamos ¡Hasta luego! Atentamente Cirheli”.

La oaxaqueña Ana Lilia Morales, psicóloga, de 40 años de edad, quien radica en la capital mexicana desde hace 20 años y fue una de las primeras en llegar a Bellas Artes, con un ramo de girasoles amarillos, expresó a Apro, ente lágrimas contenidas:

“Para Oaxaca y el país es una pérdida importante Sin el trabajo del maestro hace mucho que Oaxaca se hubiera convertido en un prostíbulo y hubiera quedado en manos de empresarios. Se habría convertido en lugar de hoteles”.

Añadió: “El trabajo del maestro nos dio acceso a arte, bibliotecas, libros, cine, y gracias a él Oaxaca se convirtió en un elemento cultural. En cuanto supe que se iba a abrir aquí (en Bellas Artes) un espacio para despedirlo, ya que no puedo ir a Oaxaca, decidí venir, es una manera de consolarme, de consolarnos, pero también de dar las gracias por lo que brindó a mi estado, su estado”.

Carmen Gaitán, titular del Museo Nacional de Arte, dijo que la muerte de Toledo es “una pérdida universal”. Subrayó: “Cuando una figura de esta envergadura nos deja, hay un vacío. Creo que estamos tristes desde la noche de ayer. Es una perdida para la familia de Toledo, pero también un pésame para el pueblo de México.

“Fue un hombre de la sensibilidad, de un genio, con una voz íntegra que nos representa a todos, pero también con este erotismo y esa magia. Que fortuna que seamos contemporáneos, que lo pudimos conocer. Y sin duda fue un artista partícipe de la sociedad y del momento que le tocó vivir”.

Finalizó: “Oaxaca es un hito cultural por todos los centros culturales que dejó (Toledo), aun rodeado de esa especie de timidez muy particular que tenía, un hombre de silencio que maquinaba cosas grandiosas. Por donde pasó dejó huella. Un magnífico mexicano como quisiéramos que hubiera más”.

La despedida a Toledo en Bellas Artes se extendió hasta las 20 horas del viernes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.