«Las mujeres somos guerreras y ganamos medallas»; Alexa Moreno

Ciudad de México 29/06/2020:–La sonrisa de Alexa Morena Medina es eterna, nunca se va de su rostro. Esa mueca es una de las fieles acompañantes en cada rutinas de una de las mejores gimnastas que ha tenido México en su historia.

En cada intento, ríe. Poco importa si logró la perfección en un salto de caballo o malogró un ejercicio en la viga de equilibrio. Durante las dos horas que duran su prácticas en un gimnasio de Tijuana, su risa nunca deja de escucharse.

Alexa persevera. Falla y lo vuelve a intentar. Su entrenador la corrige y ella acepta el consejo. Repite el ejercicio hasta que lo logra y sonríe. Así ha sido su trayectoria, la cual le ha valido para convertirse en la primera gimnasta artística femenina mexicana en ganar una medalla en el campeonato mundial (bronce en el Campeonato Mundial 2018 en Doha, Qatar) y el Premio Nacional del Deporte en 2019.

“En general, ser deportista de alto rendimiento no es fácil. Tienes que tener un objetivo verdadero, que te apasione, porque los entrenamientos pueden ser muy duros. Hay que saber levantarse y seguir levantándote de muchas caídas es algo difícil. Cuando tenemos algún temor de hacer algo, vencer eso es difícil”, admite la gimnasta de 25 años en entrevista exclusiva con Forbes México.

“¿Sacrificios? En todos los deportes es parecido. Cada quien tendrá sus especificaciones: debes cuidar la alimentación, el descanso, mantener tu mente centrada y que no estés absorto en lo que haces. Debes tener momento de despeje, porque es muy desgastante y a niveles más altos, compartir lo académico (estudia arquitectura en la UVM Mexicali) con lo deportivo no es fácil”, añade.

Ahora, Moreno mantiene el sueño de convertirse en medallista olímpica, ilusión que tendrá que esperar, por lo menos un año, debido al aplazamiento de la justa de Tokio, por la pandemia de coronavirus que afecta al mundo.

Desde niña poderosa; Alexa Moreno Medina

A los 3 años, Alexa tuvo su primer acercamiento con la gimnasia. La llevó su mamá, porque “quería que me cansara más; era muy activa. Al principio, me enfadaba, porque no me gustaba, pero me hacían ir porque ya había pagado la mensualidad”.

Vino la pregunta clave, con curioso y desenlace que le cambió la vida: “Me dijo mi mamá que si quería regresar a la gimnasia, le dije que sí (ríe), yo creo que por la costumbre de estar yendo todos los días”.

La evolución fue parte de Alexa. Al inicio “hacía ‘saltitos’, ‘rodaditas’ y ya después elementos más complicados”.

Se enamoró del deporte, de la adrenalina, de la competitividad “que traigo en la sangre”. Avanzó gradualmente hasta convertirse en una atleta de alto rendimiento.

“Siempre traté de hacer más de ir avanzando, teníamos la Olimpiada Nacional en el estado (Baja California) y le quieres ganar a los otros estados. Entonces. como que vas llevándote a ti misma cada vez más arriba, queriendo más cosas y así fui avanzando. Competitiva siempre he sido, eso lo llevo en la sangre”.

Llegaron las competencias internacionales, como Juegos Centroamericanos, Panamericanos, Campeonatos Mundiales y los Juegos Olímpicos de Río 2016, hasta que en los últimos años ha sido reconocida por el gobierno mexicano como una de la atletas más destacadas.

Pero Alexa reconoce que hay todo un trabajo detrás de los logros. Hay batallas físicas y mentales que ha derrotado a lo largo de su trayectoria. La lucha por sobresalir como gimnasta la ha encontrado en el dolor de caer y la satisfacción de realizar un salto a la perfección.

“A veces dices, hoy me siento fuerte y a los dos días, ya te cansaste, no te sale (la ejecución), te preguntas: ‘¿cuándo me va a salir?’. Puedes estar dos semanas haciendo entrenamientos no tan buenos…me entra el ‘no sé si voy a poder’, pero hay algo muy dentro de mí que dice ‘sigue, vamos a ver hasta dónde llegamos”, describe.

También, supera el miedo, sí, le tiene temor a ciertos ejercicios.

Me da miedo el salto, el salto de caballo, le tengo su respeto, pero competirlo sí me gusta, tengo la adrenalina suficiente para hacerlo, sino que vas con toda la actitud, son tres segundos y regresas. Es muy corta, me gusta, porque lo que haces y ya. Hay otros aparatos, las barras, te caes, te tienes que volver a subir y seguirle; te cansas. En la viga una vez me caí 4 veces…el piso me da miedo entrenarlo, pero a la hora de competir, no tanto. Te metes en tu música y es fácil pensar en lo que estás haciendo. También me gusta, cuando me siento bien con mi rutina. Entrenar me gusta la viga, es mi aparato favorito de entrenar, la viga es muy delgadita, pero si piensas en lo que tienes que hacer, no es tan difícil. La competencia es pura cabeza”, asegura.

Pese a esos temores, su sueño de colgarse una medalla olímpica sigue en pie. Se le ilumina la mirada de pensar que sigue en el trabajo para lograrlo. Obvio, a la luz en sus ojos, le acompaña una sonrisa.

Yo sueño con una medalla olímpica, de verdad lo quiero, de verdad quiero competir por una medalla olímpica. Es mi visión, es lo que más quiero. Quiero ir poco a poco para ir llegando. Quiero ir en el mejor nivel que pueda estar, vivir otros Juegos Olímpicos”, expresa.

Bullyung; «un paro»

Le disgusta el tema. Recordar ese momento la hace sentir incómoda y lo hace saber. El bullying del que fue víctima durante los Juegos Olímpicos de Río 2016 le hace perder la sonrisa (por primer vez en la entrevista). Pese a esto, responde, contundente, seria y sin dar espacio a interpretaciones:

-¿Cómo viviste las críticas en redes sociales acerca de tu apariencia física durante los Olímpicos de 2016?

Esto me choca, ese tema ya me tiene harta. Para la competencia pues no (me afectó), se me hizo raro de que tanta gente estuviera al pendiente. Llevaba muchos años compitiendo, seis años a nivel internacional, llegando a finales, me preguntaba: ‘¿de dónde saiieron estas personas?. Al principio decía qué mala onda, a nadie le gusta que le digan esas cosas, pero al final te das cuenta que es gente de afuera, que no está en el deporte, no son especialistas de nada, cero vale la pena. No causó ningún efecto en mí, ni me afectó. Las redes sociales nunca las he utilizado, creo que me dijo mi hermano y creo que me ayudó a darme a conocer curiosamente, fue como un boom: ‘ah, Alexa Moreno’.

Pese a las burlas, la gimnasta bajacaliforniana hace un balance positivo de la situación. Lejos de haber sufrido una afectación en su carrera, refiere que ‘fue un paro’ para llamar la atención de marcas patrocinadores.

“Yo creo que en el entorno mediático me ayudó. Me ayudó con los patrocinios y todo, necesitas sonar en el medio para que te pongan atención e hicieron un paro. Ahora hay quien piensa negativamente, pero por cada uno así, hay 5 positivas y que pelean por ti: te dicen detalles bonitos y tiene su parte agradable”, afirma.

No hay estructura en el deporte mexicano

En el deporte mexicano abundan los ‘garbanzos de libra’, aquellos deportistas que destacan en una disciplina, pero no tienen sucesores que emulen o superen sus logros.

Ejemplos hay en el deporte mexicano. Ana Gabriela Guevara (atletismo), Soraya Jiménez (halterofilia) y la misma Alexa Moreno (gimnasia). Sus triunfos no poseen herederos, sino que lucen más como producto de esfuerzos individuales que resultados la existencia de una estructura sólida que genere deportistas exitosos cada ciclo olímpico.

Alexa, crítica, explica que en la gimnasia “es un deporte complicado y no tenemos tanto tiempo con ese deporte. No es muy conocido, por lo tanto no hay personas que metan a tu hija a gimnasia, además no hay una estructura en general del deporte que haya un caminito qué seguir como en Estados Unidos, que tienen entrenadores rumanos, rusos…tienen un camino, nosotros no”.

Y remata: “falta crecer al deporte, generar esa presencia, aparte es un deporte caro, tener un gimnasio de gimnasia es caro, no hay en todos lados un lugar así, ni tanta preparación para los entrenadores para llegar a niveles mundiales, todavía falta crecer y ahí vamos, pero es de tiempo. Además cada quien (en referencia a los dirigentes deportivos) tiene su idea, cuando se juntan, chocan las ideas y todo mundo hace como quiere hacerlo, es complicado.

«Guerreras desde siempre»

Ante el tema del rol de la mujer, Alexa Moreno reconoce que en distintas actividades, existe inequidad de género, aunque acepta que “no lo he vivido, porque en mi deporte tenemos las mismas dificultades y la gimnasia es muy femenil”.

Se limita a señalar que con los triunfos, los de ella incluidos, y “haciendo nuestro esfuerzo le damos esperanza y fuerza de voluntad a aquellas mujeres que nos observan. Ser motivación para ellas, es decirles que se puede estar luchando, cada quien en su ámbito”.

“Creo que al final de cuentas, siendo deportistas en nuestro papel, (demostramos) que estamos al mismo nivel. No sólo los hombres ganan medallas, hay mujeres que tienen la misma capacidad y son hechos, no los puedes negar. Siendo deportistas tenemos una fortaleza mental y física, que muchos hombres no la tienen en la vida diaria”, compara.

Lo que Alexa Morena advierte es que las mujeres mexicanas “somos de sangre guerrera, ese espíritu de querer seguir adelante, a pesar de que nos quieran jalar al piso. Tenemos un espíritu de lucha muy fuerte, y eso viene del pasado, de todas esas culturas que eran muy guerreras, yo creo que eso lo tenemos muy arraigado”.

Al terminar la frase, la gimnasta mexicana sonríe, porque se sabe parte de esa estirpe de mujeres guerreras.

*La entrevista fue realizada antes del aplazamiento de los Juegos Olímpicos de Tokio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.